Artistas Protestan Separaciones Familiares en Manifestación Colectiva


Created: 19 September, 2018
Last update: 20 April, 2022

Por Marielena Castellanos

La indignación y la tristeza se encontraban entre los sentimientos expresados ​​por mujeres y hombres reunidos frente al edificio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en el centro de San Diego el fin de semana pasado dentro de Un Llanto Colectivo, una protesta pública y colectiva en contra de las políticas de ICE y para exigir el fin de la separación de familias que cruzan la frontera de México a los Estados Unidos, y una protesta interactiva de rendimiento, o “performa-protest”, como parte de acciones durante el fin de semana.

Estela Jiménez, del Comité de Resistencia a Detención de Otay Mesa de Pueblo Sin Fronteras, habló con convicción cuando se dirigió a la gente reunida para la protesta.

“Este es el grito del dolor, de la llorona, de la madre tierra, de lo más profundo de su ser, desde los más profundo de sus entrañas clamando por sus hijos, por sus hijas, que están encarcelados, esos hijos desaparecidos, sus hijas mancilladas, y por los hijos que están enjaulados, es el grito por la libertad de nuestros pueblos, esclavizados, y masacrados”.

El llamado a la reunión fue realizado por Las Maestras —que incluye a Celia Herrera Rodríguez, educadora, pintora e intérprete e intérprete de instalaciones, y a Cherríe Moraga, educadora, activista y poeta y dramaturga internacionalmente reconocida. Ambas mujeres también son cofundadoras del Centro de Pensamiento y Práctica del Arte Xicana Indígena Las Maestras de la Universidad de California, Santa Barbara y dirigieron el acto de protesta.

Herrera Rodríguez comenzó los eventos del día con una oración mientras el grupo caminó hacia el frente del edificio de ICE, para luego separarse con un grupo formando un círculo. Otro grupo más pequeño creó un altar de girasoles dentro del círculo. Luego explicó el significado de la formación: “Es una forma de pedir permiso a los antepasados, a los espíritus, a todo lo que nos rodea”.

“Es nuestra tarea, nuestra historia, esto es lo que nos han dado”, dijo Herrera Rodríguez. “Estaba rezando para que pudiéramos ver la humanidad del otro”.

“La vida le encanta vivir”, agregó Herrera Rodríguez. “Incluso si no se riega una planta, se mantendrá, hará lo que sea para vivir”. Sobrevivimos al unirnos “.

Stan Rodríguez, un miembro de la Banda Santa Ysabel de la Nación Lipay y un educador en las comunidades de San Diego y Kumeyaay, también ayudó a dirigir la oración de apertura.

Rodríguez cantó en Kumeyaay y animó a los presentes a ayudar a quienes retenían a los inmigrantes a entender “Lo que están haciendo y que deben parar”. Les pido a todos ustedes en nombre del creador”.

Roberto D. Hernández, profesor de la Universidad Estatal de San Diego, dijo que el Departamento de Estudios Chicanos y Chicanos de la universidad se encontraba entre los que escucharon el llamado de Las Maestras para protestar colectivamente. Vinieron artistas de todo el país, incluidos Nueva York, Santa Bárbara, Los Ángeles y otros de Tijuana y San Diego.

“Estamos aquí como un grupo colectivo. Venimos de muchas comunidades, de muchas de las comunidades indígenas originarias. Estamos aquí ofreciendo nuestro corazón, nuestra energía, para todas esas familias, todos esos niños, jóvenes, que están separados de sus familias “, dijo Elvira Colorado, una de las teatristas mayores, quien junto con Hortencia Colorado, también un teatrista dirigió a muchos de las actuaciones. Ambas mujeres son narradoras chichimecas otomíes, artistas, dramaturgas, activistas y cofundadoras de la Compañía de Teatro Coatlicue en Nueva York.

Un Llanto Colectivo surge mientras la administración de Trump continúa aplicando sus políticas de inmigración de tolerancia cero. Hace una semana, el New York Times informó que el número total de niños migrantes detenidos se ha disparado al más alto jamás registrado, llegando a un total de 12 mil 800 este mes. A principios de mes, la administración de Trump se movió para mantener a los niños y sus padres detenidos por más tiempo.

A diferencia de otras protestas, no se registraron pancartas en el aire y nadie marchó en las calles.

En cambio, las oraciones, las actuaciones, la música, la poesía y la oración tomaron el lugar central para expresar la experiencia de los inmigrantes que sufren. También en exhibición por las teatristas, artistas, activistas y seguidores que asistieron a la protesta fue la indignación y el llamado a poner fin a la separación de las familias y al trato desmedido de las personas que solicitan asilo en los EE. UU.

Todos estaban vestidos de blanco, lo que Herrera Rodríguez dijo representa “Todo lo que es posible, nueva vida”.

“Yo lloro”, dijo una de las teatristas mientras la manifestación de protesta comenzaba frente al edificio de ICE, mientras las historias reales de los inmigrantes eran contadas por las teatristas.

Marely Ramírez, con el grupo Familias Unidas, No Divididas (Families Belong Together), dijo que ayudó a recopilar los testimonios de detenidos, solicitantes de asilo, padres deportados, padres y madres que se reunieron con sus hijos, pero aún sienten el trauma y el dolor después de la reunificación.

Ramírez también dijo que las maestras escribieron el diálogo y reunieron las presentaciones con la intención de educar a la comunidad sobre el verdadero desafío que enfrentan los inmigrantes.

“Nos estamos organizando para caminar sin miedo en nuestro continente”, Roberto Corona, fundador de Pueblo Sin Fronteras.

Jeff Valenzuela, también de Pueblo Sin Fronteras, dijo que más de 25 solicitantes de asilo con Pueblo Sin Fronteras permanecen detenidos en el centro de detención de Otay Mesa, incluidos padres separados de sus hijos. Agregó, “Pueblo Sin Fronteras protesta por la aplicación de la ley de inmigración militarizada y respaldada por los Estados Unidos”.

“Vivimos con una presencia de alta militarización, donde los agentes de inmigración actúan con total impunidad. Si nos callamos, nos pisotearán, no ganarán”, Pedro Ríos, director del Programa Fronterizo de Estados Unidos- México del Comité de Servicio Amigos Americanos.

Los sonidos de la concha de caracol, la flauta, maracas y los tambores, instrumentos indígenas de las Américas, también se escucharon a lo largo de la protesta. En la noche en el Centro Cultural de la Raza, el ritmo y los sonidos de son jarocho y bomba llenaron la sala.

“Este evento es histórico aquí en la frontera. Todo el tiempo que he vivido aquí y en Tijuana, nunca he visto un evento que hablara de la necesidad de una protesta colectiva como un medio para sanar “, dijo Christina Juarez, parte de un grupo musical de son jarocho llamado Quiquiriqui Coyotas.

El domingo por la mañana, fuera de los muros y alambres de púas del Centro de Detenciones de Otay Mesa, la protesta continuó.

“Yo llore, a ver a mis hijos, entre cuatro paredes. Mi madre lloraba y yo también llore, saquen a mis hijos, de esas cuatro paredes,” son letras de varias canciones cantadas juntas por las teatristas durante la protesta.

Una llamada telefónica de varios detenidos dentro del centro de detención a manifestantes afuera fue recibida con vítores, y terminó con un canto de un detenido por teléfono y los manifestantes afuera.

“¡Alerta, alerta el que camina, la lucha del migrante en América Latina!”

Copal también se usó para limpiar el espacio de protesta fuera del centro de detención.
Jennie Luna, una de las muchas mujeres que tenían el Copal, agregó: “Es una ofrenda para que nuestra gente sienta nuestras voces. El humo lleva nuestras intenciones a la gente “, refiriéndose a los detenidos.

Ymoat Luna, una de las organizadoras de la protesta colectiva, afirmó el compromiso del grupo con los inmigrantes: “Continuaremos con este trabajo, que puede ser tan difícil”.

Cherríe Moraga, co-directora de la protesta pública, explicó que las acciones de dos días fueron inspiradas por la historia original del siglo 16 de la emblemática madre mexicana La Llorona, que llora al anticipar la pérdida de los hijos de México a los españoles invasión.

“Mis hijos, ¿a dónde podemos ir? La historia se repite a medida que las familias indígenas de México y América Central están siendo separadas de sus hijos por la violencia sancionada por el estado en el Norte y en el Sur “.

“En el espíritu de La Llorona, nuestra Llorona, gritamos en protesta y pedimos que se unan con nosotros”, dijo Moraga.