La prensa
Uber banner

¿Viajando al Sur?

Created: 24 July, 2009
Updated: 13 September, 2023
-
3 min read

 Dos horas en el asfixiante calor… y la fila que no avanza, extendiéndose en cientos de latas metálicas atrapando a sus tripulantes que intentan pasar por apenas unos cuantos carriles.

 No, esto no es una crónica del cruce a San Diego por la garita de San Ysidro, sino del intento de miles de tijuanenses por cruzar desde San Diego a Tijuana que se ha vuelto una tortura igual que el viaje Sur-Norte, pero sin los vendedores ambulantes de aguas y burritos de machaca.

 Esta situación de hasta dos horas de espera para poder entrar a Tijuana se debe a que el gobierno mexicano se encuentra instalando el Sistema de Aforo Vehicular (Siave) en la frontera con Estados Unidos.

 El sistema permite escanear la unidad a fin de evitar el contrabando de armas, municiones droga o contrabando de diversos artículos, el sistema solicita al conductor realizar un alto total mientras la unidad es inspeccionada; se revisa el peso, se toman fotos de las placas como parte de la auto declaración de impuestos.

Pero para colocarlo, se han cerrado dos de los cinco carriles de entrada a Tijuana por la conocida Puerta México, aledaña a la garita de San Ysidro.

 “Si así, sin que los autos se detengan 10 segundos cada uno, hay esperas de dos horas calculamos que con el sistema ya funcionando se va a doblar el tiempo de espera” explicó César Sánchez, Presidente de la Asociación de Empresarios de la Zona Norte.

 Rosangela Payan, diseñadora gráfica para una televisora de San Diego quien vive en Tijuana, recuerda enojada las 2 horas que tuvo que esperar para llegar a Tijuana el jueves pasado. “La fila básicamente era del estacionamiento de Dairy Mart en adelante”, dice Payan, “Luego de una hora sin avanzar ni una milla ya estaba histérica, al grado que iba con una mano afuera y una llaves y amenazándolos que si se me acercaban les rayaba el carro… es de locos vivir así”.

 Pero el esfuerzo por mayor seguridad en la frontera no solo ha sido mal recibido por usuarios que cruzan diario entre los dos países, sino también por el sector comercial y turístico de Tijuana.

 Líderes empresariales y de la industria turística, consideran que la medida desalienta el turismo, aumenta la contaminación de la zona, además de no abordar los temas de fondo de la inseguridad.

 “Si esto continua vamos a tener necesidad de salir a la calle a manifestarnos” dijo Julián Palombo, vicepresidente de turismo de la Asociación de Cámara Nacional de Comercio en Tijuana (Canaco), “estamos consientes de la delincuencia, pero con esta medida nos acaban de dar en la torre”.

 Según los líderes comerciantes, esto ha causado que el turismo norteamericano e incluso mexicanos residentes de San Diego, —quienes solían venir con frecuencia—, decidan no cruzar a consumir productos y servicios en Tijuana.

 Francisco Villegas Peralta, vicepresidente de la Canirac Regional, dijo que es una medida errónea instalar el sistema de vigilancia sin antes haber aumentado la capacidad de flujo a cuando menos 12 carriles de ingreso a Tijuana.

 “Creemos que [el AFORO] va a ser un equipo obsoleto porque el mañoso siempre va a encontrar forma de exportar cosas ilegales…” se lamentó Villegas, “que mejor se pongan a trabajar las autoridades en labores de inteligencia, vigilancia, pero no en acciones ilógicas que afectan al ciudadano”.

In this article